top of page

LUZ

Mientras oraba, su rostro cambió de aspecto.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 9, 28b-36

Jesús tomó a Pedro, Juan y Santiago, y subió a la montaña para orar. Mientras oraba, su rostro cambió de aspecto y sus vestiduras se volvieron de una blancura deslumbrante. Y dos hombres conversaban con Él: eran Moisés y Elías, que aparecían revestidos de gloria y hablaban de la partida de Jesús, que iba a cumplirse en Jerusalén.

Pedro y sus compañeros tenían mucho sueño, pero permanecieron despiertos, y vieron la gloria de Jesús y a los dos hombres que estaban con Él.

Mientras éstos se alejaban, Pedro dijo a Jesús: “Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Hagamos tres carpas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”.

Él no sabía lo que decía. Mientras hablaba, una nube los cubrió con su sombra y al entrar en ella, los discípulos se llenaron de temor. Desde la nube se oyó entonces una voz que decía: “Este es mi Hijo, el Elegido, escúchenlo”. Y cuando se oyó la voz, Jesús estaba solo.

Los discípulos callaron y durante todo ese tiempo no dijeron a nadie lo que habían visto. Palabra del Señor

 


Hoy estamos llamados a orar al Padre con confianza y su luz gloriosa se reflejará en nuestro rostro, en nuestro corazón; hoy estamos llamados a orar aún más convencidos porque la historia de nuestro mundo no puede ser poseída por las tinieblas del mal, sino que debe resplandecer con la luz de Cristo, muerto y resucitado, vencedor del mal. ¡Oremos al Dios de la paz!


Escucha, Señor, mi voz.

Clamo: ¡ten piedad de mí, respóndeme!

Mi corazón repite tu invitación:

“¡Busca mi rostro!

Tu rostro, Señor, busco. (Salmo 26)




Subió a una montaña con ellos a orar. La montaña es la tierra que se vuelve vertical, la más cercana al cielo, donde descansan los pies de Dios, dice Amós. Las montañas son índices que apuntan hacia el misterio y la profundidad del cosmos, hacia el infinito, son la tierra que penetra el cielo. Jesús sube allí a orar. La oración es precisamente penetrar en el corazón de luz de Dios y descubrir que todos somos mendigos de luz. Según una parábola hebrea, Adán en el principio estaba cubierto con una piel de luz, era su frontera del cielo. Luego, después del pecado, la túnica de luz se cubrió con una túnica de cuero. Cuando venga el Mesías, el manto de luz brotará de nuevo del interior del hombre finalmente nacido, "dado a luz". Mientras oraba, su rostro cambió de apariencia. Orar transforma: te vuelves lo que contemplas, lo que escuchas, lo que amas, te vuelves como Aquel a quien oras. Palabra del Salmo: "¡Mira a Dios y serás radiante!" (cfr. Sal 34, 6). Miran los tres discípulos, se emocionan, se quedan atónitos, pudieron lanzar una mirada al abismo de Dios, un Dios para disfrutar, un Dios para asombrarse, y que ha sembrado una gran belleza en cada hijo. Maestro, ¡qué gusto estar aquí! Hagamos tres carpas. Están bajo el sol de Dios y el entusiasmo de Pedro, su exclamación de asombro - ¡qué hermoso! - Nos hacen entender que la fe para ser pan, para ser vigorosa, debe partir del asombro, del enamoramiento, de un ¡qué bonito! Es hermoso estar aquí. Aquí estamos en casa, en otros lugares estamos siempre fuera de lugar; en otra parte no es bello, aquí ha aparecido la belleza de Dios y la del rostro alto y puro del hombre. Sólo dos veces habla el Padre en el Evangelio: en el Bautismo y en la Montaña. Dice: es mi hijo, lo amo. Ahora agrega un nuevo mandamiento: escúchelo. El Padre toma la palabra, pero para desaparecer detrás de la palabra del Hijo: escúchalo a Él. La religión judeocristiana se basa en la escucha y no en la visión. Escala la montaña para ver el Rostro y serás enviado de regreso a escuchar la Voz. Bajas del monte y en tu memoria queda el eco de la última palabra: Escúchalo. El misterio de Dios está ahora todo en Jesús, la Voz hecha Rostro, el hablar visible del Padre; dentro de Jesús: belleza escondida de vivir, como una gota de luz, en el corazón vivo de todas las cosas.
(La oración se transforma en lo que se contempla, Padre Ermes Ronchi)
6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page