top of page

COMO TU

Dios todopoderoso y eterno, tú nos has redimido por la santa muerte y la resurrección de Jesucristo; mantén viva en nosotros la obra de tu misericordia para que, por la participación en este santo misterio, permanezcamos dedicados a tu servicio. Por Jesucristo, nuestro Señor. (Oración después de la comunión)

En este día la Liturgia nos invita a vivir un momento de particular intensidad.

Recorriendo el relato de la Pasión podemos encontrar diversos elementos para nuestra oración personal, aprovechamos la gracia que se nos ofrece y meditemos sobre el gran amor con el que fuimos salvados.

De este amor podemos obtener una alegría profunda para nuestra vida cotidiana.

¡Contemplando este Don vivamos una buena espera!




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page