top of page

POSICIÓN

El Evangelio de hoy nos recuerda que en la vida no hay posiciones neutrales, y si a veces hemos tratado de mantenerlas al final hemos (y nos hemos) hecho daño, podemos decir que se nos hace una pregunta clara: tú, que lado estas? El Evangelio de hoy colocado en el contexto global tiene un significado diferente, todos podemos comprender fácilmente las consecuencias para un pueblo de "luchar" dividido en sí mismo.

Podemos aplicar el ejemplo a nuestra vida espiritual, el mal debe ser resistido con las armas de la oración, el ayuno y la caridad. Además, Jesús nos enseñó en su larga batalla en el desierto que, con el tentador, no hay diálogo... mientras nos abrimos a la novedad de Dios que "suelta" la lengua de los mudos, dejémonos interpelar por el Señor.

El Apóstol Santiago nos amonesta diciendo: Someteos, pues, a Dios; mas resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acércate a Dios, y él se acercará a ti.

Es con las batallas contra el infierno y la resistencia a la tentación que demostramos nuestro amor a Dios. San Juan María Vianney

El que no está conmigo está contra mí.

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 11, 14-23

Jesús estaba expulsando a un demonio que era mudo. Apenas salió el demonio, el mudo empezó a hablar. La muchedumbre quedó admirada, pero algunos de ellos decían: “Éste expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Príncipe de los demonios”. Otros, para ponerlo a prueba, exigían de Él un signo que viniera del cielo.

Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: “Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra. Si Satanás lucha contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino? Porque -como ustedes dicen- Yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul. Si Yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso, ustedes los tendrán a ellos como jueces. Pero si Yo expulso a los demonios con la fuerza de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes.

Cuando un hombre fuerte y bien armado hace guardia en su palacio, todas sus posesiones están seguras, pero si viene otro más fuerte que él y lo domina, le quita las armas en las que confiaba y reparte sus bienes.

El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama”. Palabra del Señor.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page