top of page

PREJUICIOS

Contrariamente a las reglas de los filósofos de la ciencia, que aconsejan probar una hipótesis tratando de refutarla, las personas (y muy a menudo también los científicos) buscan datos que sean compatibles con sus creencias actuales. Daniel Kahneman

En estos días la liturgia nos ha llevado a captar cómo la relación de Jesús con los "sabios" de su tiempo se ha convertido más en un enfrentamiento que en un encuentro. Evidentemente no con todos, pero sí con aquellos que tenían en sus manos cierto poder de decisión.

El evangelio de hoy nos lleva a afrontar una actitud de la que todos podemos sentirnos responsables al menos una vez en la vida: alimentar prejuicios hacia alguien. Quizás por alguna mala experiencia, pero en todo caso, una actitud que no nos permite abrir el corazón al hermano. ¿Cómo construir la paz entre nosotros si hay cierres hacia el otro?

Dejémonos interpelar por las palabras del Evangelio y pidamos al Señor que nos abra a la novedad que se nos da cada día en la relación con nuestros hermanos.


¿Acaso el Mesías vendrá de Galilea?

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan 7, 40-53

Algunos de la multitud, que habían oído a Jesús, opinaban: “Éste es verdaderamente el Profeta”. Otros decían: “Éste es el Mesías”. Pero otros preguntaban: “¿Acaso el Mesías vendrá de Galilea? ¿No dice la Escritura que el Mesías vendrá del linaje de David y de Belén, el pueblo de donde era David?” Y por causa de Él, se produjo una división entre la gente. Algunos querían detenerlo, pero nadie puso las manos sobre Él.

Los guardias fueron a ver a los sumos sacerdotes y a los fariseos, y éstos les preguntaron: “¿Por qué no lo trajeron?”

Ellos respondieron: “Nadie habló jamás como este hombre”.

Los fariseos respondieron: “¿También ustedes se dejaron engañar? ¿Acaso alguno de los jefes o de los fariseos ha creído en Él? En cambio, esa gente que no conoce la Ley está maldita”.

Nicodemo, uno de ellos, que había ido antes a ver a Jesús, les dijo: “¿Acaso nuestra Ley permite juzgar a un hombre sin escucharlo antes para saber lo que hizo?”

Le respondieron: “¿Tú también eres galileo? Examina las Escrituras y verás que de Galilea no surge ningún profeta”.

Y cada uno regresó a su casa. Palabra del Señor.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page